La colección permanente como exposición temporal

Hace unos días asistí al curso La colección permanente como exposición temporal dirigido por Juan Antonio Álvarez, Director del CAAC, inserto dentro de los Cursos de Verano que organiza la Universidad Internacional de Andalucía.

Dicho encuentro, que se ha celebrado durante tres días, ha sido de lo más interesante, por el tema a tratar y por la lista de directores de los mejores museos y centros de arte contemporáneo del panorama español como Miguel von Hafe, Director del CGAC; Glòria Picazo, Directora del Centre d’Art La Panera, de Lleida; Nimfa Bisbe, Directora de la Colección de Arte de La Caixa; Ferrán Barenblit, Director del CA2M; Daniel Castillejo, Director de ARTIUM; Manuel Fco. Olveira, ex-director del CGAC; y Javier González de Durana, ex-director del TEA y actual Director del Museo Balenciaga.

Así, la más que impresionante lista de ponentes se convertía en el mayor atractivo del encuentro para conocer de primera mano cómo se mueve el panorama museístico español de Arte Contemporáneo.

Gran parte del curso versó de las colecciones de los respectivos museos, cómo se crearon, cuál es el discurso que los Museos o Centros de Arte pretenden darle a sus colecciones. Pero, como dice el título, el encuentro trataba de cómo presentan esas piezas que son propias de la colección, en una exposición temporal, que suele ser realizadas con obras en préstamo y con un discurso propio de la exposición, no de la pieza.

Alejada de esa forma de exponer tradicional de nuestros museos, donde lo que abundan son las exposiciones permanentes, con apenas movimiento de alguna obra de año a año, el curso nos ha enseñado como estos grandes Centros intentan dar una nueva lectura a sus piezas, cambiándolas de compañeras, en un discurso expositivo totalmente nuevo y en un encuentro con el visitante no realizado de la misma manera antes.

Sin lugar a dudas, ha sido un curso interesante, han mostrado multitud de ideas a las que, al menos yo, no había llegado nunca, han dejado ver como funcionan por dentro, cuáles son sus ideas y propósitos, y sobre todo, como un Centro de Arte/Museo puede reinterpretarse continuamente para mostrarle al espectador algo nuevo.

Muy buena iniciativa de los Centros y muy buen curso de la UNIA y CAAC. El único problema es que hubiera tan poca asistencia.

Anuncios