‘Bécquer tan cerca… A través del arte’

Fundación Valentín de Madariaga

Pabellón de Estados Unidos en la Exposición Iberoamericana de 1929

Comisario, Jesús Méndez Lastrucci

Coordinadora  literaria, Pilar Alcalá García

Hasta el 24 de Junio de 2012

No ha sido desgana o dejadez mi desaparición durante tantos días de este Blog. Que me perdone Lavoisier por la reinterpretación que hago de su famosa ley, pero para mí el tiempo es como la materia, no se crea ni se destruye, solo se transforma. Y mi tiempo se ha transformado en dedicación plena a otros menesteres laborales que me han imposibilitado acercarme a este pequeño espacio de “la nube”.

Afortunadamente, he vuelto a las andadas y he dejado volar mis inquietudes hasta una nueva exposición, en este caso la dedicada a Gustavo Adolfo Bécquer que se celebra, por cesión de espacio, en la Fundación Valentín de Madariaga, habiendo sido comisariada por Jesús Méndez Lastrucci (nieto del escultor).

Como ya nos deja bastante claro la muestra desde su título, lo que se intenta conseguir es acercarnos a la figura de Bécquer a través de diferentes obras (pinturas y esculturas en su mayoría) de artistas sevillanos actuales (de mayor y menor relevancia en el panorama artístico de la ciudad), en las que interpretan algunos de los versos/escritos del literato.

Cuesta no comparar esta exposición con otra que se celebró en el Convento de Santa Clara hace no demasiados meses (así como el libro que publicó sobre el mismo tema su comisaria Marta Palenque) en el que se hacía un concienzudo estudio del mito Bécquer, marcando las diferencias entre el Bécquer real y el mitificado por la sociedad. Y digo que cuesta no compararlo, porque al contemplar las obras en las que estos artistas interpretan a Bécquer parece encontrarnos más con el personaje-mito que el personaje-real (baste con fijarnos la cantidad de veces que se repite el retrato muy idealizado que Valeriano hace de su hermano o las incontables golondrinas).

Son unas cien obras, que han sido seleccionadas por su coordinadora literaria por tener alguna relación en su temática con algún verso de Bécquer (como las pequeñas obras de Carmen Laffón sobre el Guadalquivir en la primera sala) o que han sido realizadas ex profeso por los artistas para la exposición. Así, cada una de ellas aparece con una cartela para poder leer la rima en la que el artista se ha inspirado para la creación de la pintura o escultura, dejando libre la imaginación del espectador para buscar las similitudes entre ambas obras.

Quizás uno de los aciertos de la muestra haya sido permitir que sean los propios artistas sevillanos los que reinterpreten a uno de los mejores escritores de la ciudad (aunque Bécquer se fuera de Sevilla con 18 años y que solo volviera para ocupar un puesto en el Panteón de los sevillanos ilustres). Ahora bien, parece que en algunas ocasiones nos encontramos con obras de relleno, que están ahí para ocupar un hueco, a pesar de que su calidad sea, digamos, cuestionable.

El espectador que se pase a conocer la exposición se encontrará, en gran medida, con lo que es el panorama artístico local. Puede que reconozca a algunos de los artistas que figuran en la muestra (seguramente para algunos Castillo Lastrucci sea el más conocido, a pesar de ser el único artista no actual de la exposición), aunque la mayoría son artistas no consagrados.

Quizás lo más destacable de la exposición sea cerciorarse de que en el arte sevillano de hoy, aún queda mucho arte de anteayer.

.

Anuncios

5 pensamientos en “‘Bécquer tan cerca… A través del arte’

  1. Quisiera hacer alguna puntualización. Dado que soy la Coordinadora Literaria de la exposición “Bécquer tan cerca… A través del Arte”. Me ha llamado poderosamente la atención el hecho de que se diga “cada una de ellas aparece con una cartela para poder leer la rima en la que el artista se ha inspirado para la creación de la pintura o escultura, dejando libre la imaginación del espectador para buscar las similitudes entre ambas obras.”
    En primer lugar… hay mucho más que Rimas, hay Leyendas, Cartas desde mi celda, Cartas literarias a una mujer, Narraciones, artículos periodísticos o de Crítica Literaria… Incluso hay algunos textos que no son de G. A. Bécquer, sino de amigos o estudiosos de su obra.
    En segundo lugar, no es verdad que los artistas se hayan inspirado en una obra concreta del poeta, en algunos casos así ha sido, pero en otros, la mayoría, no, y sólo han pensado en Bécquer como generalidad. Y los autores ya fallecidos no digamos…
    Mi labor como coordinadora ha sido buscar este centenar de textos becquerianos para unirlos a las obras de los artistas. A veces ha sido tan fácil como coser un botón, pero en otras he tenido que hacer auténtico encaje de bolillo.
    La originalidad de esta exposición radica precisamente en el hecho de que es la obra de Bécquer la que aúna y da sentido a las obras. Bécquer es el homenajeado y el protagonista de esta Exposición.
    Saludos,
    Pilar Alcalá

    • Estimada Pilar,

      muchas gracias por su interés en este blog y por las puntualizaciones que comenta. Permítame, en este caso, justificarle mis afirmaciones.

      Como acertadamente menciona en su primera puntualización, hay mucho más que Rimas y Leyendas en las cartelas. He dedicado mi tiempo en leerlas. Es por ello que al finalizar el tercer párrafo menciono de forma genérica “en la que se interpretan algunos versos/escritos del literato”. Quizás no sea tan detallado como poner cada uno de los volúmenes de los que se han tomado las citas, pero me parece una manera razonable de aglutinarlos todos.

      Así mismo, quisiera también darle la razón en su segunda afirmación. No todos los autores se han inspirado en una obra específica de Bécquer. Por esto mismo, comento en la entrada dos aspectos que me gustaría recalcar. El primero de ellos es la labor del Comisario (y de usted misma, como coordinadora) de buscar la relación entre el texto y la pieza artística expuesta (sirva de ejemplo la obra de Carmen Laffón que se comenta en el Blog) para su posterior exposición. Pero no hay que olvidar que en una exposición (cuanto más en las de Arte) lo que se plantea es un diálogo, entre las Obras y el espectador y entre el propio discurso que el Comisario ha querido crear y, de nuevo, el espectador, que estará más o menos de acuerdo con ese discurso que se plantea. Es por esta razón, y no otra, que en el texto que a usted le ha llamado poderosamente la atención digo que se deja libre la mente del espectador para buscar las similitudes entre ambas obras, porque puede que las relaciones que usted les plantea, yo no se las encuentre.

      Finalizo con el segundo aspecto que quería recalcar. Usted menciona que la amplia mayoría de los artistas han pensado en Bécquer como generalidad. Y, a mi parecer, no le falta ni un ápice de razón. De hecho, ese es el punto en el que más flaquean la mayoría de las piezas artísticas de la exposición. Parecen tratar más el mito Bécquer que al literato real, tal y como comentaba que había tratado Marta Palenque en su libro. Por seleccionar tan sólo uno de los tópicos sobre Bécquer, quisiera poner un ejemplo, me atrevería a decir, incluso, que aparecen más golondrinas en las pinturas y esculturas expuestas inspiradas de forma genérica en el escritor que en sus propios textos.

      Simplemente quería hacerle notar que comparto todas sus puntualizaciones y, por si no parecía claro, justificarlas.

      De nuevo, muchas gracias por compartir su inquietud en este blog.

      Saludos.

      • Gracias por su rápida y amable respuesta.
        Le señalo que el comisario no ha tenido absolutamente nada que ver en la elección de los textos, ha sido una labor que he llevado a cabo yo sola de forma individual e independiente (con la ayuda de Gustavo). Las obras de Carmen Laffón han sido elegidas por ella misma, de hecho no eran éstas las que pensaba haber presentado, a última hora cambió de parecer.
        Le doy toda la razón cuando dice lo de las golondrinas. Es un calvario para mí, como amante de Bécquer, que estas preciosas aves se hayan convertido en el símbolo del poeta. Gustavo Adolfo escribió una sola vez sobre golondrinas en su amplia obra que ocupa más de 1600 páginas. ¿No será que casi nadie conoce a Bécquer? ¿No será que casi nadie lo ha leído? ¿No será que sólo se conoce al Bécquer superficial? (Le contaré una anécdota: hubo alguien que me dijo que para su obra se había inspirado en la rima ciento y pico. Todos sabemos que las rimas de Bécquer no llegan al centenar…)
        Conozco el libro de Marta Palenque, de hecho la he invitado a dar una conferencia dentro del ciclo que de forma paralela a la exposición se está llevando a cabo. Tendrá lugar el miércoles 22.
        Le agradecería me dijera cuáles son las obras en las que no ve la similitud con los textos que he seleccionado. A lo mejor podría explicárselo… También le digo que en ocasiones ha sido muy complicado encontrar un texto. Y le diré más, la suya es la primera crítica negativa que recibo. Hasta ahora sólo he recibido felicitaciones, sobre todo de personas muy conocedoras de la vida y obra de Gustavo Adolfo.
        Un saludo afectuoso.

        • Estimada Pilar,

          comparto plenamente sus inquietudes en cuanto a lo superficial del conocimiento ciudadano respecto a Gustavo Adolfo. Es un autor tan absorbido en el imaginario popular que, a veces, me da la sensación que la sociedad no quiere leerlo más porque considera que ya lo conoce suficiente (o simplemente no han leído nunca a Bécquer y aprovechan los tópicos y versos sueltos que circulan por la ciudad para intentar hacer ver que sí que lo conocen). Le doy toda la razón en ese aspecto y le felicito por el ciclo de conferencias que ha programado paralelamente a la exposición, con interesantes conferenciantes, que permitirá un conocimiento más profundo de este tema que discutimos.

          Sin embargo, tengo reconocerle que hay un punto en el que no coincidimos y lo siento profundamente. Y es que la entrada que he publicado en el Blog no pretende ser una crítica negativa, y mucho menos a la labor que han realizado en la creación del discurso expositivo, que entiendo ha sido de una cuantiosa inversión de tiempo. He intentado expresar mi visión/opinión, como espectador, tras visitar la muestra. Y, como Historiador del Arte, he enjuiciado las obras que componen el itinerario y aprovecho para reiterar mi impresión (como todas, subjetivas) de persistencia de un tipo de Arte ya pasado, que a mi juicio es bastante común en el panorama artístico local. No lo tome como un punto negativo, yo personalmente aprecio más una estética contemporánea en las obras artísticas actuales, pero entiendo que de igual manera haya gente que prefiera una estética de alguna época anterior. Ha sido sobre esta base material, la artística, donde he basado mi opinión y no tanto en la consecución de unos lazos que establezcan relaciones entre las obras literarias y las artísticas.

          Quisiera agradecerle especialmente su interés en hacer llegar su exposición al público y, sobre todo, en que se comprenda plenamente. Espero que sea consciente de lo inusual del hecho, no siempre podemos encontrarnos con ese afán por parte de los organizadores de una exposición de Arte. Quisiera además comentarle que voy a editar la publicación en el Blog para reconocerle su labor como Coordinadora (le pido disculpas por no haberlo hecho antes).

          Un cordial saludo.

          • Estimado amigo:
            Bécquer es tan evidente que parece que no hace falta homenajearlo…
            Lleva razón… mucha gente no ha leído su obra pero conocen alguna que otra rima de memoria porque eso es lo grande de Bécquer… su obra tiene una doble lectura, una superficial y otra más profunda. Por eso llega a todo el mundo porque es popular y culto a la vez.
            Cuando dije lo de crítica negativa me refería a la cuestión del emparejamiento de los textos de Bécquer con las obras porque apuntó que en algunos casos no veía la conexión entre ambos. Por eso le pedí que me dijera algún ejemplo para tratar de explicarle el porqué.
            La cuestión artística ha sido, lógicamente, misión del comisario y ahí no voy a entrar. Yo opino de lo que ha sido mi competencia: G. A. Bécquer.
            No tiene que pedirme disculpas ni es necesario que reconozca mi labor. Lo que he hecho ha sido por amor al Arte, por amor a Gustavo Adolfo.
            Gracias por leerme y un afectuoso saludo,
            Pilar Alcalá

Deja tu inquietud

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s