La Cultura en manos del ciudadano…

No vivimos en tiempo de vacas gordas. La crisis económica hace años que azota España y parece no tener fin. Todos estamos sufriendo las consecuencias de la crisis y de la amarga, e hipotética, cura de los ‘recortes’.

El sector cultural es, a mi parecer, el más voluble dentro del marco de inversiones públicas. Todos sabemos que, para nuestros políticos, invertir en Cultura es ganar puntos de cara a las elecciones (por esta razón son numerosas las referencias a nuevos museos e instituciones culturales, itinerarios, restauraciones… que quieren vendernos en época electoral). Y bien, en algunos casos, las promesas se convierten en realidad y toda la Sociedad disfrutamos y nos aprovechamos de las bondades de dichos actos. Sin embargo, una vez inaugurado el proyecto cultural, las administraciones tienden a lavarse las manos adjudicándoles un presupuesto bastante ajustado y, siendo sinceros, cuando los problemas económicos aprietan, todos sabemos dónde suelen recortar primero.

Hoy he conocido un caso que ejemplifica a la perfección este comportamiento, el Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns CulturalsIVC+R.

Os recomiendo que visitéis su página institucional, en ella descubriréis todo en lo que han trabajado a lo largo de estos años, su esfuerzo y dedicación por restaurar nuestro (sí, de todos) Patrimonio y su voluntad de difundir nuestra Cultura en la Sociedad.

Lamentablemente, y como comentábamos antes, la administración pública, en este caso concreto la Generalitat Valenciana, ha decidido no seguir apoyando la labor cultural que el IVC+R ha estado ejerciendo. Todo ello a pesar de que digan en la misma página que antes referíamos, y cito literalmente, “La salvaguarda del legado cultural de la Comunitat Valenciana es un objetivo prioritario de la Generalitat”. 

La Generalitat Valenciana tiene previsto suprimir la Institución derogando mañana mismo día 19 de Octubre su ley de creación.

Nuestros políticos ya han tomado su decisión. Ahora nos toca a los ciudadanos defender nuestro Patrimonio y nuestra Cultura. Depende de nosotros. De tí y de mí. Tenemos en nuestra mano la oportunidad de decir que nosotros SÍ apreciamos lo que el IVC+R ha hecho en estos años y que, a diferencia de ellos, SÍ queremos que sigan haciéndolo.

Defiende tu Cultura. Firma esta petición dirigida a la Consellería de Turismo, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana en contra de la supresión del IVC+R. Hacerlo es muy muy sencillo. Puedes firmar en la siguiente página web donde además encontrarás mucha información con en todo lo que la Institución ha trabajado.

http://www.change.org/es/peticiones/conseller%C3%ADa-de-turismo-cultura-y-deporte-de-la-generalitat-valenciana-apoyo-contra-la-supresi%C3%B3n-del-ivc-r

La Cultura está en tu mano.

Anuncios

Abstracción postpictórica

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

Monasterio de la Cartuja

Bajo el punto de vista de quien escribe estas líneas, la labor realizada por el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) queda como una de las mejores dentro del panorama de instituciones culturales de Sevilla. No sólo por hacer muy buenas exposiciones (el recuerdo de la exposición de Fiona Tan sigue muy presente en mi memoria), sino porque lo hacen a pesar de contar con un presupuesto muy “ajustado” que viene siendo recortado, casi por inercia, desde hace años. Tengamos además en cuenta que, a parte de esto, no tiene que ser demasiado fácil trabajar en una ciudad en la que, afrontémoslo, el Arte Contemporáneo pasa por ser bastante incomprendido.

Quizás por este mismo motivo el CAAC, y quisiera recalcar que especialmente bajo la dirección de Juan Antonio Álvarez Reyes, está haciendo notables esfuerzos por acercar lo contemporáneo al público sevillano. La labor pedagógica del Centro mediante visitas guiadas a escolares, itinerarios a las exposiciones explicadas por comisarios y críticos, cursos en colaboración con universidades y textos en la web (lástima que la Revista ‘de 11 a 21’ haya tenido tan corta vida) sirven para acercar al visitante físicamente al CAAC e intelectualmente al discurso de las diferentes exposiciones.

Uno de los aspectos que más me gustan del CAAC desde hace un par de años son las “Sesiones expositivas”. Es bien sabido que en el Centro cohabitan varias exposiciones temporales durante unos meses, lo que se pretende con estas “sesiones expositivas” es que cada una de éstas exposiciones tengan un común denominador. Es decir, hablamos de una “macro-exposición” compuesta de diferentes exposiciones (individuales o colectivas) que, a la vez y obviamente, se compone de varias obras artísticas. De manera que nos encontramos con la lectura de base de una obra de Arte, que nos sirve para construir el discurso de una exposición y, potenciando este proceso, el discurso de la “macro-exposición” o “sesión expositiva”.

En la sesión “Abstracción postpictórica” nos encontramos con uno de los procesos que, dentro de la Historia del Arte, ha sido más importante y radical. La senda de la abstracción iniciado por Kandinsky abrió un nuevo mundo de infinitas posibilidades en el panorama artístico, alejando al espectador de la visualidad de la figuración, con el significado que ello tiene, y acercándolo a las diferentes formas y colores que los artistas investigarán a partir de ese momento desde diferentes aproximaciones, como Mondriaan, el grupo De Stijl, Barnett Newman, etc etc etc. Y aunque al espectador pueda parecerle que son obras sencillas, sin la misma profundidad que las obras figurativas pueden tener, lo cierto y verdad es que en ocasiones pueden llegar a ser bastante más complejas y plurales, ya que cada artista abstracto lo afrontará de una manera distinta.

De hecho, con las cuatro exposiciones individuales de la sesión “Abstracción postpictórica” se nos recalca éste punto de diversidad de acercamientos a la pintura abstracta.

Ruth Morán. Psicografías.

La serie que presenta Ruth Morán (Badajoz, 1979), artista ganadora de los premios de pintura Focus-Abengoa en 2007 y Ciudad de Badajoz en 2008, es su obra más reciente realizada en este año 2012, durante su estancia en la Academia de España en Roma, utilizando papel, temple vinílico y rotulador de tinta.

Etimológicamente, ‘psicografía’ significa exponer gráficamente los estados del alma. Ruth Morán aborda estas obras mediante una pintura molecular, construyendo grandes formas concentradas en una banda, a priori caóticas, mediante una sucesión de incontables trazos/gestos plateados sobre el fondo oscuro, de una manera muy parecida a como lo hicieran los pintores gestuales españoles de la década de los setenta. Lo que en un principio, desde una vista global de la obra, pudiera parecernos caos, resulta ser una construcción equilibrada, ordenada y racional, si nos fijamos en el detalle. La artista establece una relación entre espacio, forma y luz (contrastando blanco y negro) para formar bellos “paisajes” abstractos del alma humana.

Paloma Gámez. Violeta.

La artista (Bailén, 1964) ha realizado esta serie expresamente para el CAAC. La serie, como todos los trabajos de Paloma Gámez, queda en relación a otras realizadas anteriormente, Verde y Rojo, a modo de autorreferencialidad, así como con la exposición que celebró el año pasado en la Casa Encendida titulada ‘Carta de Color’.

Paloma Gámez investiga la abstracción desde una aproximación totalmente diferente, se centra en el color en sí, en este caso en el color violeta (con todos sus matices), y en los espacios que ocupa, involucrando al espectador. El resultado es una exposición lírica, donde podemos disfrutar del mero placer de los diferentes tonos de la materia expuestos, algunos de manera impresa o pintada, y otros desde su mismo origen, la luz.

José Soto. Campos de color.

Hablar de José Soto (Sevilla, 1934) es hacerlo de uno de esos personajes que son historia viva del Arte comtemporáneo en la Sevilla del siglo XX, cosa que ya da bastante respeto. Pero teniendo en cuenta, además, que el propio comisario de la exposición individual, Juan Bosco Díaz-Urmeneta, presenta un texto sobre la misma, invitamos vivamente a su lectura para comprender plenamente la labor del artista.

Formado en la facultad de Bellas Artes, junto a Carmen Laffón, Paco Cortijo, Pérez Aguilera, etc. José Soto es uno de los primeros artistas sevillanos, a pesar de tener una etapa figurativa, que afrontaron el difícil reto de la abstracción. Desde un primer momento la influencia americana, que tenía su origen en las revistas que los soldados americanos traían a la base de Rota, se estableció como obvia. Soto conoció también así la obra de Rothko, Mondriaan, la Bauhaus, etc. aunque fue en Barnett Newman y el color-field painting donde encontró la inspiración para su propia Obra, donde la linea y el plano son las protagonistas, evitando el rigor geométrico.

Una de los aspectos más positivos de la exposición es la confrontación de obras antiguas con otras de nueva creación. Aunque José Soto nunca abandonó el panorama artístico, ha sido profesor de dibujo, diseñador de exposiciones y comisario, en 1975 abandonó la pintura. Hasta el 2012, fecha en que ha vuelto a ponerse manos a la obra en su labor de pintor para afrontar retos que antes no pudo enfrentar, como el problema de la escala. Con ‘Espacio continuo en diagonal’ Soto vuelve a la creación artística con una obra ideada para envolver al espectador.

José Piñar. Remasterizaciones y grandes éxitos.

Con la individual de José Piñar (Granada, 1967) comprendemos la infinidad de caminos que existen hacia la abstracción. Y si en José Soto hemos visto como, a pesar de 40 años de diferencia entras las obras nuevas y viejas, su acercamiento a la abstracción no ha cambiado. En Piñar vemos lo contrario, como si de un disco se tratara, afronta su producción artística de los últimos 20 años para reflexionar sobre ella.

El artista tiene una enorme producción, expuesta casi completamente en el CAAC, y en el que pueden diferenciarse varias formas de aproximarse a la pintura abstracta. En una sala se ha decidido juntar un gran número de obras de diferentes años, a modo de ‘estudio del artista’ donde se superponen unas a otras, en la que podemos ver cada uno de los cuadros, pero también unirlos para crear nuevas composiciones (la fotografía superior es una panorámica de cómo ha quedado la sala expositiva). Es un proceso que he disfrutado mucho durante mi visita, buscar pequeños rincones entre las diferentes obras para crear otras nuevas. La imagen que abre este post fue mi punto favorito.

Sobre la noche…

Imagen

Yo, sin embargo, me vuelvo

hacia la sagrada, inexpresable,

misteriosa noche.

Muy lejos queda el mundo,

como sepultado en honda fosa.

¡Solitarios y desiertos

son sus espacios!

Una onda melancolía

hace vibrar las cuerdas del aliento.

Los recuerdos lejanos,

ansias de la juventud,

sueños de la niñez…

toda una vida entera

de escuetos gozos

y esperanzas estériles

aparecen con grises vestiduras,

como bruma de atardecer,

cuando el sol roza el umbral

del ocaso.

Los Himnos de la Noche.

Enrique de  Ofterdingen.

Novalis