Branding Art: Arte y publicidad

Afirmar que el Arte ha servido de propaganda no sorprende a nadie, ha sido una de las herramientas más eficaces para señalar el transcurso de la historia y de aquellos vencedores que la escribieron.

42fc7b80cb053180717b0042135be20c

Cuando contemplamos el retrato ecuestre que Tiziano realizó para Carlos V no vemos solamente a un jinete armado, sino a un emperador que lucha por imponer el catolicismo en Europa y en el Mediterráneo; cuando Goya retrata a la familia del IX Duque de Osuna no intenta únicamente caracterizar a los personajes sino que quiere representar la importancia que se transmite a través del linaje; ver cualquier representación del Tío Sam nos trae a la mente el reclutamiento para el ejército americano y no la mera representación de un anciano que nos apunta con el dedo;Rosie The Riveter, uno de los primeros iconos feministas diseñado por J. Howard Miller en 1943, no representa a una mujer, sino el trabajo que ellas podían realizar cuando los hombres estaban en la II Guerra Mundial. En Arte todo tiene un significado y durante gran parte de la historia, los poderes políticos lo han utilizado en su beneficio.

Esta tendencia de uso del Arte cambia a mediados del siglo XX con el nacimiento del Pop Art, una tendencia cultural que se encarga de utilizar imágenes populares de personajes famosos, políticos, marcas empresariales, comics, etc., descontextualizándolas, para representar la realidad social del momento, a base de ironía y vulgaridad (cimiento del Kitsch). Podemos decir, entonces, que el Arte se revuelve y comienza a utilizar a aquellos que antes le utilizaban.

fb0e7321f63f05b8f654e143b0c4bcf9

Si bien es cierto que ninguna de las opciones anteriores ha desaparecido, los poderes políticos siguen utilizando el Arte para representar su poder (recuerda el retrato de Obama por Shepard Fairey) y algunos artistas siguen haciendo uso de los iconos populares (el Genio de Banksy al representar a Kate Moss al estilo Warhol), cabe destacar una nueva tendencia, el Branding Art, es decir, cuando una compañía empresarial contrata los servicios de uno o varios artistas para revitalizar su marca. Si hay una empresa que ha sabido cómo hacerlo, es Coca-Cola.

853e28f12e02c346cc547e98a0b31c58

Creada en 1886, la empresa norteamericana se ha posicionado como ninguna otra en la mente del consumidor gracias, entre algunas razones, a la emotiva publicidad que ha estado haciendo (gracias a Coca-Cola disfrutamos de Papá Noel y, además, han conseguido hacernos creer que poseen la fábrica de la felicidad). Pero también ha sabido moverse por el sector artístico. En España, Coca-Cola está creando desde 1993 una de las colecciones artísticas más importantes de Arte Actual, que se incrementa año tras año (colección depositada, y expuesta permanentemente al público, en el Centro de Arte Contemporáneo Da2 de Salamanca). Aunque llama mucho más la atención cómo Coca-Cola consiguió que grandes artistas, como WarholR. RauschenbergG. PeellaertW. Vostell o M. Escobar, crearan piezas de arte centradas en la propia marca en la década de los 60.

De esta manera, Coca-Cola ha conseguido, a través del Arte, asociar su marca a la figura de grandes artistas y posicionarse, también, en el sector cultural.

Image

La Realidad Aumentada y la Cultura

IMG_0520

Imagínatelo. Estás visitando un conjunto arqueológico. Sólo ves piedras por los suelos cuando los carteles te dicen que ahí había unas termas romanas que eran de lo mejorcito de la zona. Y tú piensas “vaya rollazo…los carteles pueden decir misa, pero yo sólo veo piedras”.

¿Y si hubiera una app en tu móvil que, enfocando con la cámara de tu móvil esas mismas piedras, te mostrara cómo eran las termas? Las cosas cambiarían, ¿verdad?
La realidad aumentada es una nueva tecnología que nos ayuda a realizarlo. Es una herramienta que ha tomado un gran impulso en los últimos años, también en España, alcanzando cotas de desarrollo cuasi-futurible. Tenemos muchas aplicaciones de realidad aumentada para casi todos los sistemas operativos (PC, Mac, Android, Iphone, Ipad…) y usuarios. Incluso el gigante Google está apostando fuerte por esta tecnología, desarrollando un adictivo juego, Ingress, que tiene ya millones de usuarios en todo el mundo. @SoyRafaCastro le ha dedicado un divertido vídeo al tema.

Más allá de los juegos, la realidad aumentada también tiene un importante desarrollo en el mundo cultural, que estamos comenzando a disfrutar. Desde hace unos años, algunos artistas e instituciones museísticas le están dedicando obras y exposiciones a esta nueva herramienta, como hizo el MoMA con la muestra ‘Augmented Reality Art Invasion!’.

moma_augmented_reality
En España aún no hemos llegado a estas actividades culturales, pero sí podemos decir que le estamos sacando bastante provecho. David Ruiz, investigador de la Universidad de Granada, está estudiando los usos potenciales que la realidad aumentada tiene en diferentes aspectos culturales. Nuestros museos también están comenzando a asumir las nuevas posibilidades que nos ofrece la realidad aumentada, el Museo Nacional de Artes Decorativas nos permite realizar un paseo virtual por una cocina valenciana, y elMuseo del Jurásico de Asturias nos permite interactuar con los propios dinosaurios. Por si esto fuera poco, gracias a la app Goggles, podrás conocer toda la información que el buscador Google tiene almacenada sobre cualquier obra de cualquier museo con tan sólo escanearla con tu móvil.

Sin embargo, no todo está hecho. Como comenta @Mediamusea en su blog, tan sólo 25 museos, instituciones culturales y expositivas cuentan con una App del centro, y sólo un 0,3% de instituciones lo hacen a través de Layar, la App más popular en realidad aumentada. Recomendamos una rápida lectura al post de @SocialMuseumNet acerca de los usos que otros museos, por todo el mundo, hacen de esta nueva y potente herramienta.

app-moviles-museos-mediamusea-001
En Sevilla también contamos con una empresa que está apostando muy fuerte por la realidad aumentada. Gracias a PastView podemos darnos un paseo por la ciudad y ver a través de las gafas cómo era la Sevilla de antaño, el foro de la Híspalis romana, la Giralda de los almohades o incluso el puerto de la Metrópolis imperial.

La realidad aumentada es una herramienta del futuro, desarrollada en el presente que nos sirve para vivir nuestro pasado. ¿Qué más se le puede pedir?