Estudio previo_ El Greco y la Pintura Moderna

Tengo una costumbre. Antes de visitar por primera vez una exposición temporal, museo o colección de cualquier índole, suelo hacer un estudio previo de la temática o protagonista de la muestra. Bibliografía variada, artículos, vídeos, podcasts y baterías de imágenes (he descubierto, por fin, una gran utilidad a Pinterest) me ayudan a preparar mi mente al discurso expositivo para absorber al máximo el contenido.

Esta semana tengo en mente visitar ‘El Greco y la pintura moderna‘, la gran exposición estival del Museo del Prado que nos sirve de contrapunto al Pop que todo lo inunda (al menos aquí, que ya sabéis que #MadridEsPop) con la retrospectiva de ‘Richard Hamilton‘ en MNCARS y ‘Mitos del Pop‘ en Museo Thyssen Bornemisza. Para ello, uno de los contenidos que más he disfrutado es el podcast ‘El Greco, un pintor moderno en la España de la Contrarreforma‘, emitido el pasado mes de enero en el programa de radio ‘Documentos RNE’, que ofrece un intensísimo estudio acerca de la figura del artista cretense a su paso (aún bastante desconocido) por Italia y su estancia en España.

Os dejo el enlace a continuación para que disfrutéis del programa y, quién sabe, aprendáis tanto como yo de la figura del artista en ‘el año Greco’.

Os reconozco que soy fan absoluto y declarado del programa desde que mi compañera @TeresaCuadros me lo recomendó hace ya más de un año. Gracias a los podcasts de ‘Documentos RNE’ los viajes en metro no son tan tediosos.

Anuncios

Las mil imágenes de la Reina Romántica

DSC_0873 Ayer por la tarde tuve la suerte (junto con mi recién desvirtualizado amigo @JaviPrieto86 de Cultura Efímera) de poder disfrutar de una visita guiada al Museo del Romanticismo. Creo que es de todos conocido que este pequeño museo situado en la calle San Mateo de Madrid es uno de mis preferidos, no solo por su temática (me pierde el siglo XIX) sino también por la calidad, buen hacer y esfuerzo de los profesionales que trabajan en él. A pesar de sus dimensiones (y de la voraz competencia que tienen), han conseguido hacerse un hueco en la oferta cultural de la capital y, aún más importante, ser todo un  referente a nivel nacional. Su política de comunicación (en especial la digital) es un decálogo de todo lo que se puede hacer desde una institución cultural. ¡No le perdáis la pista en las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram….)!

Otra nota positiva es la cantidad de actividades educativas presenciales que realizan. Este era nuestro plan de ayer, asistíamos a la última visita temática que han realizado en este trimestre acerca de Isabel II, en cuyo reinado llegó el Romanticismo. Aunque ya conocía el museo y sus colecciones anteriormente, tenía muchas ganas de ver cómo realizaban las actividades educativas este pequeño y prestigioso museo.

DSC_0871

Con el título ‘De Madrazo a Galdós: Una reina en mil imágenes’ el Museo del Romanticismo nos proponía acercarnos a las figura de Isabel II desde diferentes perspectivas (pictóricas, escultóricas, artes decorativas y literarias) para conocer la imagen que se quiso proyectar (a favor y en contra) de la monarca y cómo ésta fue evolucionando a lo largo de todo su reinado. No pretendo contaros mucho más del discurso de la visita, bien merece la pena que os acerquéis ustedes mismos al museo a disfrutar de cada una de las actividades que proponen, pero me gustaría destacar un par de ideas que me parecen esenciales con respecto a la visita de ayer.

Aunque pueda resulta extraño subrayarlo, me agradó que nuestra guía, Carmen, fuese una profesional “de la casa”. Cada día es más común que las instituciones culturales deriven las labores educativas y de difusión en empresas externas (o que directamente no las realicen). Sin ánimo de crítica alguna (entiendo que las intituciones que así lo hacen es por falta de personal o de inversión económica), considero que la mejor de las opciones es que sean los propios profesionales del Museo quienes hagan estas labores (para mí es un tema de primera magnitud). Nadie mejor que ellos conocen a su público, su colección y los entresijos de su propia institución.

Otro aspecto destacable (y exportable a más de un museo) es el formato de visita temática. Aunque el objetivo que perseguía la visita guiada era presentar las diferentes imágenes de una reina, lo cierto y verdad es que lo que se consigue es dotar de un discurso, una lectura, completamente nuevo al Museo. No importaba nada que las 20 personas que nos encontrábamos en la visita de ayer ya conociésemos de antemano la colección del Museo del Romanticismo porque nuestra mirada, gracias a la visita de Carmen, se encontró con un museo completamente nuevo.

La capacidad de renovación, esfuerzo e implicación con el usuario es una de las claves del Museo del Romanticismo y de sus profesionales, una seña de identidad que fideliza a su público y le anima a redescubrir el museo. No sirve de nada que una institución X cuente con las mejores obras del arte universal en su colección si no consigue hacer partícipe al público. Es indispensable que uno de los objetivos primordiales de las instituciones culturales pase por satisfacer a su usuario, fidelizarlo y hacerle sentir como en casa.

Mi más sincera enhorabuena a los profesionales del Museo del Romanticismo, gracias a vuestro trabajo nos hacéis disfrutar como niños.

DSC_0879